Select Page

La iglesia Albanesa da para que otros puedan tener edificios

by | Ago 25, 2020

La Iglesia del Nazareno en Gorre, Albania, rinde culto en lo que antes era un centro comunitario construido en la era soviética como un espacio de almuerzo para los trabajadores. El pastor Ermal Gjermeni recuerda haber comido con su padre allí cuando Ermal aún era un niño.

Hoy, este edificio ofrece el alimento espiritual mucho más duradero de la verdad y el amor de Dios. La iglesia es propietaria de este edificio gracias a la ofrenda global de alabastro de la denominación nazarena.

Como beneficiaria de las Ofrendas Nazarenas de Alabastro en el pasado, la Iglesia del Nazareno de Gorre dona generosamente cada año al fondo para que otros nazarenos a nivel mundial puedan tener edificios, propiedades y un ministerio ampliado. 
Nertila Gjermeni (en la foto) ayudó a dirigir las ofrendas como presidenta de misiones de distrito.

Los nazarenos de todo el mundo dan sacrificios a la Ofrenda de Alabastro una o dos veces al año para que se puedan comprar terrenos y edificios para iglesias, escuelas y otros ministerios nazarenos. A menudo, las personas guardan el cambio que les sobra durante el año colocándolo en una “caja de alabastro” especialmente diseñada y luego “derraman” su ofrenda en el domingo de alabastro de la iglesia local cuando se reciben las ofrendas.

Cuando Nertila Gjermeni, la esposa de Ermal, aceptó convertirse en la presidenta de Misiones Nazarenas Internacionales de la iglesia, no estaba familiarizada con la Ofrenda anual de Alabastro.

“Descubrí que el edificio de la iglesia, donde también vivimos, fue construido con estas pequeñas monedas que han salido del fondo del corazón de todos. Esto tocó mi corazón tan profundamente ”, dijo Nertila. “Estaba tan feliz de vivir en un edificio construido a partir de la generosidad”.

Gorre es una aldea agrícola en el centro-oeste de Albania. En 1993, Gorre fue la comunidad elegida para la primera misión nazarena de Albania. El distrito de Albania-Kosovo compró el edificio en parte a través del fondo de alabastro de la denominación.

En agradecimiento por este regalo, a los nazarenos en Gorre les apasiona dar a la ofrenda global de Alabastro de la Iglesia del Nazareno para que otras iglesias alrededor del mundo también puedan tener su propia tierra o edificio.

Los Gjermenis conocen muchas otras congregaciones albanesas de varias denominaciones que no tienen sus propios edificios eclesiásticos ni pueden alquilar un espacio adecuado. Los precios de alquiler están más allá de la capacidad de pago de muchas iglesias, y también compran terrenos y construyen edificios.

Como resultado, cuando Nertila se desempeñó como presidenta de distrito, promovió la ofrenda de Alabastro durante un mes completo. Compró cajas pequeñas con forma de corazón en las que los miembros recogen su ofrenda durante el mes antes de llevarla a la iglesia el Domingo de Alabastro.

“Es una caja muy simple, pero significa mucho en nuestra iglesia. Dan más allá de sus ingresos ”, dijo. “A veces no pueden esperar a ofrendar para Alabastro”.

Nertila dijo que una mujer de 84 años en el pueblo, que aún no ha entregado su vida a Cristo, da a la ofrenda de alabastro de la iglesia todos los años. Ella ha visto el papel central que juega la iglesia en la comunidad, cuidando y discipulando a los jóvenes, y animando a los jóvenes a confiar en Dios para quedarse en la aldea y comenzar pequeñas empresas, en lugar de emigrar por trabajo.

El comedor de un piso de Gorre convertido en iglesia se ha expandido a lo largo de los años.

Reunidos en un antiguo comedor de la era comunista, la Iglesia del Nazareno Gorre ahora ofrece el pan y el agua de la vida a su comunidad.  Gorre es donde la denominación estableció por primera vez su presencia en Albania.

En la planta baja está el santuario, una sala de deportes, una biblioteca y un almacén para el equipo de colmena de los Gjermanis. Como pastor bivocacional, Gjermani descubrió que tenía más tiempo para el ministerio si dejaba su trabajo como maestro de escuela y dirigía el pequeño negocio de la apicultura y la venta de miel para complementar sus ingresos de la iglesia.

Varios equipos de Trabajo y Testimonio construyeron un segundo piso. La mitad está dedicada a alojamientos para grupos y una cocina. Ese espacio se utiliza como un centro de aprendizaje para los estudiantes locales matriculados en European Nazarene College (EuNC). La otra mitad es un departamento que hace las veces de rectoría.

Detrás de la iglesia hay un campo de fútbol dedicado al floreciente ministerio deportivo de la iglesia con niños y jóvenes. En el invierno, cuando no es posible jugar al aire libre debido a las inclemencias del tiempo, los jóvenes utilizan el espacio interior para jugar.

Nertila notó la ironía de que el santuario solía ser un comedor para trabajadores.
“En un momento vinimos aquí para comer, pero ahora vienen a comer algo que es espiritual”, dijo.

Este artículo fue escrito por Gina Grate Pottenger. Tomado de www.eurasiaregion.org
Traducido por Ruth Bravo