Select Page

Alabastro: Un milagro en pandemia

by | Feb 2, 2021

Vivir esta pandemia ha traído experiencias nuevas, situación complejas, momentos cruciales, pero sobre todo nos ha permitido quedarnos quietos, y ver milagros suceder. Un milagro es el que vivieron los pastores y congregación de la Iglesia del Nazareno Casa de Fe y Gracia, en Reque, Perú. Escuchamos su testimonio y lo compartimos con todos los nazarenos:

“Damos la Gloria a nuestro Dios por el milagro que hemos visto en la construcción de nuestra vivienda pastoral. En medio de una situación desesperante, vimos el favor y provisión de nuestro Dios a través de Alabastro.

A las 10:49 de la mañana del día 29 de Octubre del año 2020, nuestro superintendente de distrito, el Rev. Marcial Banda me comunicó algo que para nosotros ha sido un gran milagro. Después de veinte años de alquilar un edificio para la casa pastoral, la crisis económica producto de la pandemia no nos permitió seguir haciéndolo, los ingresos de la iglesia para éste y otros pagos disminuyeron, hasta el punto en que llegó el día que no pudimos hacer el pago correspondiente del mes.

En esas circunstancias tomamos la decisión de construir la vivienda pastoral, contando para eso con poco más de USD $800 en nuestros ahorros. Con muy pocos recursos pero con mucha fe dimos inicio a la construcción de la casa pastoral, mientras orábamos y trabajábamos ¡Dios empezó a obrar un milagro! Mientras evaluábamos formas de obtener los recursos para continuar, acudimos a nuestros líderes para solicitar su apoyo, aunque todos habíamos sido afectados en gran parte por la crisis, hicimos el intento.

Ahora entendemos que fue la guía de nuestro Dios para hacer esta provisión, Él siempre había provisto para pagar el alquiler, pero esta vez quería proveer de una manera diferente y para algo mejor. Nuestro superintendente junto al misionero Harrison Guamán, Coordinador de Trabajo y Testimonio para Perú, nos dieron esperanzas, cuando nos hablaron de un posible apoyo para nuestro esfuerzo. Así que, tomando fuerzas y superando las dudas continuamos con la obra. Hubo días en que queríamos desistir, pero algo nos “empujaba” a continuar, ahora entendemos que fue Dios.

Así fue que aquel día, me llegó a través de un mensaje de texto la gran noticia, ¡Nuestra iglesia local en Reque había recibido una ofrenda para la construcción! Enseguida supe que fuimos bendecidos por fondos de Alabastro. Incrédulo, miré el texto fijamente, varias veces, luego al escuchar el audio de nuestro superintendente pude asimilar que era verdad. En ese momento me levanté y alcé mis manos glorificando a Dios, luego lloré.

Literalmente lloré, habían sido días muy tensos y difíciles para nosotros como pastores, días en que a veces incluso pensábamos en renunciar al ministerio, no solo por la falta de una casa pastoral y de recursos para construir, sino también por la situación pandémica que estábamos viviendo y la dificultad que teníamos para guiar a la Iglesia como lo habíamos hecho antes. Pero, aquella noticia fue como un impulso y una voz potente de Dios, diciéndonos “Aquí estoy”.

Efectivamente, nosotros entendimos que nuestro Dios bondadoso estaba mostrándonos su respaldo.  La iglesia del Nazareno en Reque había tenido dificultades antes, y los hermanos se sentían inseguros acerca de lograr tener algún apoyo. Sin embargo, este milagro ha sido la muestra de que somos parte de una gran Iglesia, ¡Nos sentimos amados!.

Nuestro deseo es seguir guiando a la iglesia para crecer en cuatro aspectos: Membresía (vida espiritual ferviente), infraestructura, extensión hacia otros lugares (a través de puntos de predicación) y desarrollo del liderazgo (líderes locales, pero también oramos para que Dios llame a pastores y misioneros de nuestra congregación). ¡Gloria a Dios! ” – Ps. Belisario Santa Cruz”

Mientras el pastor Belisario enviaba algunas fotos del trabajo realizado en Reque con fondos de Alabastro, a la oficina regional de MNI, nos iba contando la historia del milagro que vivieron en su congregación. No podíamos dejar de compartir este testimonio, a todos quienes han sido parte de esta estrategia denominada Ofrenda de Alabastro. Cada nazareno, cada nazarena, cada niño, niña, joven, adulto, anciano, cada persona que ha decidido separar una ofrenda para Alabastro, en cada rincón del mundo, es usado por Dios para seguir llevando esperanza. Con mucha razón se denominó a esta iglesia en Reque “Casa de fe y gracia”.

Ruth Bravo
Coordinadora Regional MNI
América del Sur

Oración

Oración

"Dios hace todo a través de la oración y nada sin ella" John Wesley Por mucho tiempo he escuchado en diferentes organizaciones misioneras con las cuales he servido una frase que es muy común pero que encierra mucha verdad... “Misiones se hace con Las manos de los que...